Porque todos hacemos política

Son tiempos difíciles y parece que la política es un tema tabú. Decir lo que piensas, hacerlo público, por las redes sociales, en entornos profesionales, si se aleja de lo que dice la masa está visto de manera extraña, y no son pocas las veces que me dicen que si han visto esto o aquello que he publicado. No me da miedo que alguien no quiera trabajar conmigo por eso, al fin y al cabo todos tenemos nuestras ideas y de la misma manera que yo entiendo las de los demás, me gusten o no, espero que los que quieran hacer algo conmigo también lo hagan. No negaré, pero que todo esto me sorprende.

Me sorprende porque en primer lugar me parece que llevo desde siempre de campaña. Publicando lo que pienso, veo y considero interesante e injusto. De cualquier tema. Y en una campaña que no responde ni a partidos ni a modas mediáticas. Una campaña basada en lo que me han enseñado desde pequeño en casa, en los scouts, en el barrio, en el bar, con los amigos. Una campaña que hago, y hacemos muchos, porque sí. Porque creemos. Porque tenemos ojos. Y no lo negaré. Es política. Porque hago política. Porque en el fondo, y aunque no lo veas, todos hacemos política. Tú también.

No te engañes. La política la haces en el trabajo, al hablar con el quiosquero, con el vocabulario que utilizas, siendo consciente de dónde compras, qué compras, de dónde tienes el dinero, lo que haces en tu tiempo libre, lo que publicas en Twitter, lo que compartes en Facebook, lo que haces los fines de semana, los negocios con los que te involucras, con todo lo que te rodea. La política lo es todo. Y querer hacer ver lo contrario, decir que no haces política, es mentir.