Sólo somos un peón, pero en el lado moralmente correcto

Una de las personas que el mundo donde estoy me ha llevado a conocer es Peter Sunde. Por el nombre muchos no lo conoceréis pero cuando te han hecho un Simpson con tu cara quiere decir que algo grande has tenido entre manos. Peter fue uno de los creadores de The Pirate Bay, un motor de búsqueda y, al mismo tiempo, rastreador con el que podemos buscar cualquier tipo de contenido multimedia para descargar. Para hacernos una idea de su magnitud llegó a controlar una cuarta parte del tráfico de Internet. Podría explicar cosas que he aprendido hablando con él y mil y una anécdotas vividas, pero si hoy le dedico un post en el blog es para compartir una reflexión suya. Hace pocos días los tribunales suecos confirmaron que los hacían culpables de facilitar el intercambio de archivos y los condenaban a un año de prisión y una multa de 5 millones de euros. Lo que se encuentra debajo es el escrito traducido que Peter ha hecho en su blog sobre el tema. Léelo. Y compártelo. Vale mucho la pena, de verdad.

Maintain. Hardline. Kopimi.

Hoy hemos sabido que no han aceptado nuestra apelación del caso The Pirate Bay en la Corte Suprema.

 

No estamos sorprendidos por esto. Los casos judiciales anteriores han estado llenos de corrupción. De tener el ministro de Justicia presionado por los EE.UU. para hacer ilegal el caso de TPB, a que el oficial de policía responsable de la investigación (Jim Keyzer) “simplemente” consiguiera un trabajo en la Warner Brothers la semana antes que yo pasase de testigo a sospechoso, a los jueces en las causas judiciales que son o bien miembros de mesa, o en un caso, el actual presidente de la junta directiva, de la entidad sueca en pro de los derechos de autor. Estaba claro para nosotros que la Corte Suprema de Justicia – donde muchos de los los jueces hacen un montón de dinero con sus propios derechos de autor – sería difícil que desestimase el caso. A pesar de que la mayoría de la gente quería que el caso fuera desestimado. A pesar de que es uno de los casos más importantes para toda la UE.

Suecia habla mucho sobre el cuidado de Internet. Gastan un montón de dinero y tiempo en ayudar a activistas de todo el mundo. Pero ¿quiénes son estas personas que están tan orgullosos de ayudar? TPB ha sido uno de los movimientos más importantes en Suecia en pro de la libertad de expresión, del trabajo contra la corrupción y la censura. Todas las personas involucradas en TPB en algún momento han estado involucrados en todo, desde proyectos de filtraciones famosos a ayudar a la gente en la primavera árabe. Hemos luchado contra la corrupción en todo el mundo. Hemos promovido la igualdad de oportunidades de las naciones pobres en todo el mundo. Hemos aplastado el monopolio de la información. Nuestros más cercanos, muchos de los que han ayudado en la construcción de TPB, han sido mencionados como posibles ganadores del premio Nobel de la Paz. No estoy presumiendo, estoy diciendo esto para asegurarme de que la gente entienda que estamos haciendo lo correcto. No he visto la industria del entretenimiento ayudar a nadie sino a ellos mismos.

Suecia no está acostumbrada a la corrupción. O más bien, Suecia no está acostumbrado a ver realmente la corrupción que hay allí. La sociedad está construida sobre la idea de que todo el mundo tiene altos valores morales y la ética en los sistemas jurídico sueco. La globalización del mundo ha cambiado. El lobby del entretenimiento ha intimidado Suecia. Y no sólo Suecia. Vemos esto en legislaciones como la SOPA, PIPA, ACTA, IPRED, IPRED2, TPP, TRIPS, sólo para nombrar unos pocos. Todas estas legislaciones tienen el mismo objetivo: asegurarse de que el control de Internet va a los ricos que ya tienen algún tipo de control externo del mismo.

Yo soy sólo uno de muchos millones en pie en contra de esto. A pesar de que el resultado (al que todavía no hemos llegado) no es favorable para mi situación personal, el objetivo final por el que estamos luchando es mucho más importante que algunas luchas personales. Voy a vivir sin ser rico – que es fácil cuando no eres rico de todos modos – el resto de mi vida. Voy a vivir con la sentencia que me impondrán al final – y voy a terminar mi libro. La lucha continúa, con o sin mí, yo sólo soy un peón. Pero al menos soy un peón en el lado moralmente correcto. Me siento orgulloso de lo que he hecho y yo no voy a cambiar mi participación en ella de ninguna forma. De hecho, creo que podría haber hecho mucho más por la lucha. Y lo haré.

Hoy te exhorto a asegurarte que la industria del entretenimiento no se beneficia de ti nunca más. Deja de ver sus películas. Deja de escuchar su música. Asegúrate de encontrar formas alternativas de cultura. He fundado Flattr.com, que permite apoyar a las personas que crean directamente en lugar de ir a través de la industria del entretenimiento corrupto. Úsalo en solidaridad con los creadores y con tus conciudadanos. O inicia un competidor. Difunde y participa en la cultura. Haz remix, reutiliza, usa, abusa. Asegúrate de que nadie controla tu mente. Crea nuevos sistemas y tecnologías para evitar la corrupción. Inicia una religión. Comienza tu propia nación, o compra una. Compra un autobús. Machácalo en pedazos.

Actua siempre con intención y conserva el kopimi de línea dura