De regalos de reyes…

Vaya por delante, más vale prevenir que curar dicen, que no soy ni machista ni feminista. Simplemente soy.

En estos días pasados que ya acaban ha habido múltiples campañas de recogida de juguetes para gente que no tiene recursos para que puedan participar en esta carrera consumista que es la Navidad. Lejos de escribir de comidas, luces o “tions” me quiero centrar en la recogida de juguetes para los niños. La gente lleva lo que buenamente puede y en el lugar de recogida, generalmente, se reparten en dos pilas: para niños y para niñas. Hasta aquí todo normal. El problema viene cuando el “clasificador” le da un ataque de “igualdad” y decide que el hacer una pila para niños y niñas es una tontería y mezcla los regalos, poniendo muñecas para los niños y coches para las niñas.

Sólo quiero hacer ver una cosa: imagina que eres una niña que sólo tendrá este regalo en Navidad. Imagina que vas a buscarlo con toda la ilusión. Imagina que esperas una muñeca. Imagina que te dan un coche radiocontrol. Imagina la cara que te queda. Para hacer pruebas no es necesario siempre centrarse en los más débiles, no?